FENÓMENOS NATURALES, QUE HACER EN CASO DE “TORNADOS”

Si bien la siguiente nota está reflejada en lo que sucede en EEUU, no está demás seguir algunas recomendaciones que son de gran utilidad.

No hay que subestimar la fuerza de un tornado. Aunque parezca pequeño, puede ser devastador dado que el tamaño no está relacionado con su fuerza.

Un tornado es uno de los fenómenos más destructivos de la naturaleza con vientos que pueden superar con creces los 320 kilómetros por hora.

Son difíciles de predecir y suelen azotar sin previo aviso. Aunque los meteorólogos esperan poderlos predecir en un futuro, lo cierto es que ante un tornado, sólo tendrás un corto espacio de tiempo para tomar tus propias decisiones. tu vida estará en sus manos y, quizás, también la de tus amigos y familiares.

Planificar de antemano, conocer los riesgos y lo que puede hacer ante este tipo de emergencia, puede ser de gran ayuda.

Vigilancia y advertencia de tornado

Vigilancia de tornado: cuando las autoridades emitan este aviso, significa que es posible que se formen tornados. Permanece alerta a las tormentas y a los mensajes de los organismos competentes.

Advertencia de tornado: este aviso se emite cuando se ha visto o el radar meteorológico ha detectado un tornado. Busca refugio, de inmediato.

Antes de la amenaza de un tornado

  • Desarrolla un plan de emergencia con tu familia. Es imprescindible que estén al corriente de lo que significa un tornado y conozcan las señales de peligro. Comprueba la estabilidad de tu edificio o casa. Incluso puedes aprovechar para reforzar las zonas más sensibles, las que puedan desprenderse con mayor facilidad (chimeneas, balcones…).

Dibuja un plano de tu casa:

  • Indica qué lugar de tu casa es más seguro en caso de un tornado, teniendo en cuenta que el lugar idóneo para refugiarse es un sótano o un sótano especial (refugio) para tormentas. En caso que no haya disponible un sótano, utiliza un cuarto interior o pasillo en el piso más bajo.
  • Indica una salida alternativa de emergencia y los lugares en los que están las escaleras.
  • Señala dónde se encuentra el botiquín y el extintor.
  • Señala dónde se encuentran los interruptores principales y la toma de gas para poderlos apagar a tiempo.
  • Asegúratese de que todos saben cómo apagar el gas y la electricidad.
  • Practica acudir al refugio con tu familia.
  • Determina otros lugares donde poderse refugiar cuando se encuentren en el trabajo, en el colegio, en el centro comercial, etc.
  • Acuerda un método o vía para volverse a reunir en el caso de que tenga lugar una emergencia cuando no están juntos y no sepan cómo encontrarse o comunicarse. Suele ser positivo recordar el nombre y teléfono de un familiar lejano para contactar con él en el caso de necesidad. Éste familiar actuará como enlace para todos.
  • Asegura el techo de tu vivienda a la estructura.
  • Comprueba las instalaciones de tu casa; eléctrica, de agua, gas, sanitarios, etc. Sería interesante que tu familia sepa desconectarlas todas ante una situación de emergencia.
  • Ten localizados los lugares donde se encuentra la Policía, el Hospital o Centro de Salud más cercano, así como sus números de teléfono.
  • Pregunta a la autoridad más cercano sobre las medidas de emergencia que tienen previstas para estos casos.
  • Los productos tóxicos o inflamables deben situarse en zonas donde sea imposible que existan fugas o que causen un incendio.
  • Si tienes árboles cerca de casa, comprueba que se encuentran podados o que no hay peligro de que puedan salir ramas volando.
  • Limpia las tuberías exteriores y asegúrate de que están bien sujetas.
  • Si tu casa se encuentra en la costa, en un lugar donde se prevé que el tornado afecte de lleno, tendrás que estar muy atento a las noticias.
  • Guarda un registro de tus bienes personales, con fotografías, vídeos, etc. Guarda los documentos más importantes en un lugar seguro.
  • Mantén un “kit” de emergencia a mano para estos casos.

En el caso de emitirse un aviso de  “vigilancia de un tornado”.

  • Mantente atento a los informes emitidos por las autoridades competentes en radio y/o televisión.
  • Vigila el tiempo y las tormentas que se aproximan. Si ves alguna nube giratoria en forma de embudo, comunícalo de inmediato por teléfono al organismo competente.
  • Evita los lugares con techos amplios, como por ejemplo, las cafeterías, los auditorios, los pasillos grandes, centros comerciales, etc.
  • Prepárate para buscar un refugio de inmediato y, si puedes, llévate el kit de emergencia a tu refugio.
  • Evita desplazamientos innecesarios. Procura estar cerca de un lugar seguro.

Señales de peligro de tornado:

  • Cielo oscuro y a menudo de color verdusco.
  • Granizo
  • Nube oscura y baja, de gran tamaño y girando
  • Ruido fuerte, como un rugido o un tren de carga. (¡Ojo! Los tornados no siempre hacen ruido).

Algunos tornados son visibles, mientras que otros son oscurecidos o se muestran transparentes hasta que levantan polvo, tierra o escombros. Por lo general, se desarrollan con tanta rapidez que no es posible emitir un aviso.

Antes de que llegue un tornado, el viento puede calmarse y el aire volverse muy quieto.

Mantente en alerta ante una nube de escombros. Te estará marcando el lugar donde se encuentra el tornado cuando todavía no puede ver el embudo.

Los tornados suelen tener lugar en el borde trasero de una tormenta eléctrica, por lo que no es extraño observar un cielo claro y soleado tras un tornado.

Kit de emergencia:

  • Agua potable y cloro para, al menos, 3 días.
  • Radio y linterna, así como pilas de repuesto.
  • Artículos de higiene personal y bolsas de plástico (servirán para recoger residuos).
  • Botiquín de primeros auxilios que incluya los medicamentos que puedan ser necesarios y los prescritos. No te olvides de revisar las fechas de caducidad de vez en cuando.
  • Cerillas y velas.
  • Comida para emergencia y un abrelatas, para 3 días.
  • Tarjetas de crédito y dinero en efectivo.
  • Una llave de repuesto de la casa y del coche.
  • Un saco de dormir.
  • Herramientas de emergencia.
  • Calzado resistente.

* Cambie el agua y la comida almacenada cada 6 meses.

Durante una “advertencia de tornado”.

Posición de seguridad idónea para protegerse de un tornado (por cortesía del NOAA).

Cuando se haya emitido el aviso de que se ha detectado u observado un tornado, acude inmediatamente a tu refugio con tu kit de emergencia.

  • Procuren que el refugio sea un sótano, un sótano especial para tormentas o un cuarto interior en el piso más bajo posible. Si no dispones de ninguno de ellos, busca refugio en un cuarto de baño o servicio que no tenga ventanas o un cuarto interior sin ventanas. Pon tantas paredes como te sea posible entre tú y el exterior. Métete debajo de una mesa fuerte, intenta proteger tu cabeza y el cuello con los brazos. Permanece en esta posición hasta que haya pasado el peligro.
  • No abras las ventanas, ni las puertas.
  • Mantente alejado de ventanas, puertas y paredes exteriores. También debes estar alejado de las esquinas, ya que los escombros suelen golpearlas. Procura situarte en el centro de la estancia.

Si  te encuentras en una escuela, hospital, asilo de ancianos, fábrica o centro comercial:

*HOY EN DÍA NO ES MUY RECOMENDABLE UBICARSE DEBAJO DE UNA MESA, YA QUE SUS MATERIALES NO SON SUFICIENTEMENTE FIRMES, PERO SI LO FUESE SIGUE SIENDO UN BUEN LUGAR DE SEGURIDAD*

Acude a las áreas de refugio que tengan determinadas. Procura situarte en pasillos interiores, en la planta más baja posible. Alejado de ventanas y espacios abiertos. Adopta la postura idónea para protegerte.

Si te encuentras en un edificio alto:

Intenta ir a la planta más baja. Busca refugio en un cuarto pequeño interior o en un pasillo interior.

Si te encuentras en un vehículo, caravana, remolque:

Abandona el vehículo de inmediato.

Acude al edificio más fuerte que veas cerca y busca refugio en él.

NO busques refugio debajo de una vía elevada o de un puente. Estarás más seguro en un lugar bajo y plano.

Nunca intentes dejar atrás un tornado en un área urbana o con tráfico, circulando en tu vehículo. Abandona el vehículo y busca un lugar seguro.

Si te encuentras en el campo cuando se acerca un tornado:

Acuéstate plano en una zanja o depresión cercana y cúbrete la cabeza con las manos. Estate pendiente ante una posible inundación.

Estés donde estés:

Cuidado con los escombros que vuelan en el aire.

Después del tornado.

  • Comprueba que nadie tiene lesiones. No muevas a personas que estén gravemente lesionadas a no ser que estén en peligro inmediato de muerte. Si piensas mover a una persona inconsciente, estabiliza primero su cuello y la espalda y luego pide ayuda.
  • Cuidado con los vidrios rotos y los cables eléctricos caídos.
  • Procura no entrar en edificios que muestren daños. Si lo haces, asegúrate de que la estructura, el techo y las paredes están estables y entra con guantes gruesos y botas para evitar heridas.
  • Comprueba que no hay fugas de agua y gas.

Si bien es cierto que existen zonas donde este tipo de fenómenos naturales tan destructivos suelen ser habituales (como en los Estados Unidos), las condiciones climatológicas actuales son cambiantes e impredecibles. Todo está cambiando y esta clase de eventos, como otros, ya no son exclusivos de una determinada zona del planeta. Por ello, estar informados y preparados, nunca estará de más. Los tornados y vientos fuertes pueden tener lugar en cualquier parte del mundo. La clave para sobrevivir un tornado está en nuestras manos, en nuestro conocimiento y en las medidas preventivas que podemos tomar al respecto.

Un cuarto seguro o refugio a prueba del viento.

En primer lugar, consulta con un técnico competente si tu vivienda consta de una zona más segura o de si ha sido construida cumpliendo algún tipo de código o preparación especial ante un desastre natural.

Si carece de ello, todavía puedes remediarlo. Construir, preparar, adaptar o reconocer un lugar en nuestra vivienda donde podamos estar seguros ante un tornado, proporciona un espacio para refugiarse con un alto nivel de protección.

¿Dónde construir un refugio?

El mejor lugar es el sótano, debajo de un cimiento de placa de cemento a nivel del piso o del piso del garaje o en un cuarto interior en la planta baja.

Los refugios subterráneos son habituales en la zona de los Estados Unidos (por cortesía de los Cuerpos de Rescate y Búsqueda de los Estados Unidos, Ranger).

Los refugios construidos bajo el nivel del suelo proporcionan la mejor protección ante un tornado, aunque un refugio construido en un cuarto interior del primer piso también puede proporcionar la protección necesaria.

En el caso de preparar un refugio especial bajo tierra, es necesario diseñarlo de manera que no se acumule agua durante las fuertes lluvias que suelen acompañar a este tipo de fenómenos.

Para proteger a sus ocupantes, el refugio de tu casa debe ser construido de manera que sea resiste a fuertes vientos y escombros voladores, por lo que, debe estar anclado para evitar que se vuelque o levante. Las paredes y la puerta deben ser resistentes a la presión del viento y a la penetración de objetos desplazados por el aire. Además, debe construirse evitando que los daños causados a la casa puedan afectar al refugio.

Hospitales, Colegios (Centros de Enseñanza), etc.

No vale lamentarse después de que haya tenido lugar una catástrofe natural. De nada sirve alegar que no era algo usual en la zona. Todos los Colegios, Centros de Enseñanza, Hospitales y Residencias de Ancianos, deben contar con un plan de emergencia que, entre otras,  tenga en cuenta las medidas a tomar en caso de un tornado.

  • Cada centro debe ser inspeccionado por un técnico cualificado, que localizará un lugar seguro donde refugiarse ante una emergencia. Los bajos y sótanos son el mejor lugar donde protegerse. Los centros que no dispongan de este tipo de aulas, deben usar aulas interiores, alejadas de ventanas.
  • Las personas responsables de activar el plan de emergencia deben estar en contacto permanente con las autoridades competentes que puedan informarles de inmediato ante cualquier riesgo de tornado.
  • En el caso de que la alarma del centro funcione, exclusivamente, con electricidad, será necesario instalar un megáfono u otro elemento capaz de activarse sin electricidad.
  • Deben tenerse en cuenta las personas con movilidad reducida.
  • En el caso de emitirse un aviso de tornado, ninguna persona debe alejarse de las instalaciones hasta que el peligro haya pasado. (Un aviso de tornado no es motivo de evacuación del centro, sino todo lo contrario: resulta imprescindible buscar refugio de inmediato).
  • Deben prepararse planes de emergencia especialmente diseñados para el aviso de tornados y llevarse a cabo simulacros para corregir cualquier posible error.

El centro debería contactar con las autoridades competentes para informarse ampliamente sobre estas y otras medidas a tomar para su mayor y mejor seguridad.

(Al mencionar “Centro”, se refiere a Hospital, Colegio, Centro de Enseñanza, Residencia de Ancianos, etc.).

FUENTE: FEMA, Agencia Federal para la Seguridad Nacional EEUU

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *